El aceite de oliva es un producto natural que se utiliza principalmente para cocinar o como aderezo para acompañar distintos alimentos. Sin embargo, también sirve para otras cosas, las cuales muchas veces solemos desconocer. Es por ello que a continuación te presentamos 10 usos del aceite de oliva.
 
1. Humecta la piel
Combinado con otros productos, como aceites esenciales, el aceite de oliva es perfecto para humectar la piel y combatir su resequedad. Tan solo basta utilizar unas cuantas gotitas y esparcirlas por todo el cuerpo para comprobar su efectividad. Lo más recomendable es aplicar aceite de oliva por lo menos dos veces al día o cuando sea necesario.
 
2. Desmaquillante natural
El aceite de oliva también se puede utilizar como desmaquillante natural. Lo mejor de todo es que es útil para cualquier tipo de piel, además de que suele ser muy efectivo. Su utilización te ayudará a quitar el maquillaje. Por supuesto, hay que aplicarlo con cuidado en los ojos, ya que el contacto con ellos puede provocar alguna reacción dañina.
 
3. Base para afeitarse
Este beneficio es tanto para hombres como mujeres. Aplicar un poco de aceite de oliva sobre el rostro, las piernas o aquellas zonas que vayamos a rasurar nos ayudará a que el rastrillo se deslice mejor, ocasionando menos irritación y enrojecimiento.
 
4. Limpiador de ollas
limpiar.ollas
 
Se puede utilizar aceite de oliva para limpiar ollas y otro tipo de trastes similares. Para ello basta con aplicar unas cuantas gotas de aceite sobre la superficie de la olla y frotar por algunos minutos con una fibra. Después se puede enjuagar ligeramente y continuar lavando con detergente para trastes, tal y como lo hacemos comúnmente. De esta manera nos será más fácil limpiar las ollas.
 
5. Limpiador de estufas
Igualmente, el aceite de oliva también se puede usar como limpiador de estufas, ya que ayuda a quitar la grasa y la suciedad que se acumula en esos lugares. En este caso, podemos hacer lo mismo que con las ollas: solo es necesario aplicar unas gotas de aceite sobre la superficie de la estufa y frotar con una fibra que no la raye. Al final tendremos una estufa limpia.
 
6. Ayuda a quitar los malestares en la garganta
Si tenemos irritada la garganta o algún malestar podemos consumir una cucharadita de aceite de oliva. Con ella lograremos sentirnos mejor y, en algunos casos, disminuir considerablemente la irritación y el dolor. Si queremos, en caso de padecer gripa lo podemos combinar con un poco de miel.
 
7. Es un lubricante natural
Debido a que es un aceite, el de oliva es un lubricante natural que se puede utilizar en muchos casos. Por ejemplo, sirve para lubricar puertas o ventanas que rechinen; sierres de pantalones, chamarras o bolsas que estén atorados o en algún otro artículo de metal que constantemente produce fricción.
 
8. Protege a nuestro gatito
En caso de tener un gato, el aceite de oliva le puede ayudar a evitar que se le formen bolas de pelo en su estómago o a expulsarlas más fácilmente. En este caso debemos colocar un poco de aceite en la comida de nuestro gatito.
 
9. Limpiador de muebles
Otro de los usos alternativos del aceite de oliva es como limpiador de muebles de piel o de madera. Además de limpiarlos, el aceite los hará lucir con más brillo. Para ello debemos de aplicar unas cuantas gotas sobre un paño limpio y frotarlo sobre la superficie del mueble.
 
10. Desengrasante natural
Pese a ser un aceite, el de oliva puede ayudarnos a quitar manchas de grasa de origen industrial, es decir derivados del petróleo. Para lograrlo debes de mezclar un poco de aceite de oliva con sal y frotarlo por las manos o la zona donde te hayas manchado.
 
- Penetración en los alimentos. El aceite de oliva virgen es el aceite que menos penetra en los alimentos al freír, y además los protege de la oxidación.
 
- Reutilización. El aceite de oliva virgen puede reutilizarse en frituras hasta cinco veces.
 
- En la freidora. En freidora se utiliza mayor volumen de aceite y permite un mayor número de frituras, entre diez y veinte.
 
- Duración. El aceite de oliva virgen aguanta más frituras que ningún otro aceite.
 
- Acidez. Mucha gente cree que son mejores los aceites menos ácidos, sin embargo, la acidez del aceite no tiene nada que ver con su calidad, sólo con su sabor.
 
- Colorido. Los tonos amarillo-dorados corresponden a los aceites dulces, y los oscuros y verdosos son propios de los aceites afrutados y amargos.
 
- Sabores. El aceite de oliva virgen suave es el más indicado para utilizar en crudo como aliño o para cuajar tortillas, freír huevos, saltear verduras... En cambio, los aceites afrutados potencian el sabor de los fritos y mejoran el sabor de casi todos los sofritos.
 
- Turbios. El color turbio, con el poso oscuro, significa que el aceite de oliva virgen aparece tal y como es, zumo natural de oliva, y es sinónimo de calidad.
 
- Vitamina E. El aceite de oliva virgen es el que contiene mayor cantidad de vitamina E.
 
- Colesterol. Ningún aceite de oliva virgen tiene colesterol.
 
- Hidratos de carbono. El aceite de oliva virgen no tiene hidratos de carbono.
 
- Ubicación. El aceite de oliva virgen debe estar apartado de cualquier fuente de luz porque si no podría oxidarse y perder propiedades nutritivas.
 
- Conservación. Debe conservarse en un lugar fresco, a una temperatura moderada y constante, entre los 15 y los 20 grados.
 
- Condimentados. Los aceites condimentados con hierbas aromáticas, especias o condimentos no tienen una conservación tan larga como el aceite de oliva.
 
- Menos riesgos de contaminación. En conserva, el aceite de oliva virgen evita fenómenos de oxidación e hidrólisis. Además impide la contaminación por microorganismos.
 
A lo que aceite de oliva echo, sácole provecho.
Si quieres llegar a viejo, guarda aceite en el pellejo.
Si te duele la barriga, úntale con aceite de oliva, y si no se te quita el mal, reluciente se te pondrá.
Por el olivar venían / bronce y sueño, los gitanos / las cabezas levantadas / los ojos entornados.
Sobre el olivar se vio la lechuza / volar y volar / Campo, campo, campo / entre los olivos / los cortijos blancos.
 
 
Andaluces de Jaén, / aceituneros altivos, / decidme en el alma, ¿quién, / quién levantó esos olivos?
 
El naranjo sabe a vida / y el olivo a tiempo sabe / y entre el clamor de los dos / mis pasiones se debaten.
De verde me volví negra, y me molieron con tino, hasta que al final del todo, de mí hicieron oro fino.
La niña del bello rostro / está cogiendo aceituna / el viento galán de torres / la prende por la cintura
Cada mochuelo, a su olivo.
Aceite de oliva, todo el mal quita
Oro verde es el aceite
Aceite de oliva, un poco de ajo, y todos los males se van “al carajo”
¡Viejos olivos sedientos / bajo el claro sol del día / olivares polvorientos / del campo de Andalucía!
En la Edad de Cobre (4000 A.C.), en Oriente Próximo, el fruto del olivo fue utilizado para fines alimenticios y el aceite obtenido de las aceitunas, con métodos aún primitivos, era utilizado con diversos objetivos: como alimento, como ungüento, como alimentación de lámparas...
 
En Babilonia,al médico se le conocía como “asu” que significa “conocedor de los aceites”.aceite-en-egipto
 
La civilización cretense floreció entre el 3000 y el 1450 A.C. El cultivo del olivo fue, probablemente, la base de ese desarrollo. Desde Creta, el Aceite de Oliva se exportaba a Egipto, donde se utilizaba con finalidades alimenticias y de cosmética. También se utilizaba en ungüentos sobre las momias, sobre las que también colocaban coronas y collares elaborados con ramas de olivo.
 
Homero ya llamó al Aceite de Oliva “oro líquido”.
 
El código de Hammurabi – rey de Babilonia- (que se remonta al año 2.500 A.C.) ya habla del Aceite de Oliva, para regular su comercio.
 
Horacio, Virgilio y Catón discutían de olivicultura y de técnica aceitera.
 
En la Gracia clásica, el transporte del Aceite de Oliva era asegurado por una flota de “barcos aceiteros”.
 
Recientemente ha sido hallado un fósil de olivo, datado en el Mioceno Superior (hace unos veinte millones de años).
 
Los romanos introdujeron en todos los territorios conquistados el cultivo del olivo, llegando a descuidar -en numerosas ocasiones- los cultivos autóctonos.
 
En muchos casos, los romanos ordenaron a las poblaciones conquistadas el pago de los tributos bajo forma aceite de oliva.
 
Los antiguos romanos clasificaron el aceite de aceituna en cinco calidades: “oleum ex albis ulivis” procedente de la molienda de las aceitunas verdes, “oleum viride” procedente de aceitunas recogidas a el estadio más avanzado de maduración, “oleum maturum” procedente de aceitunas maduras, “oleum caducum” procedente de aceitunas caídas a tierra y “oleum cibarium” procedente de aceitunas casi podridas, que fue destinado a la alimentación de los esclavos.

Damos respuesta a las preguntas más recurrentes relacionadas con uno de los tesoros gastronómicos de la dieta mediterránea: el aceite de oliva.

 
Quien más y quien menos, todos hemos oído hablar de sus propiedades beneficiosas para nuestro organismo; de su importancia como producto imprescindible dentro de la aplaudida y saludable dieta mediterránea, y por supuesto, de su inigualable sabor. Sin embargo, a pesar de ser un ‘viejo conocido’ de nuestras cocinas, el aceite de oliva suele ‘despertar’ entre los consumidores una serie de preguntas recurrentes a las que hoy queremos dar respuesta. Lo hacemos de la mano la ‘Interprofesional del aceite de oliva’, entidad encargada de ayudarnos a conocer un poco mejor los secretos y cualidades de este maravilloso tesoro gastronómico, también conocido como ‘oro líquido’:
 
-¿De qué color es un buen aceite de oliva virgen extra? 
El color no nos indica nada acerca de la calidad ni el sabor del aceite de oliva, por lo que éste no debería escogerse en función de su tonalidad. El color de los aceites de oliva virgen extra o virgen varía en función del tipo de aceituna y su grado de maduración. 
 
-¿Cómo debe conservarse el aceite de oliva? 
El aceite de oliva, sobre todo el virgen extra (que es el que tiene unos atributos de sabor y aroma más excepcionales) debe mantenerse alejado de la luz y el calor. 
 
-¿Por qué no todos los aceites de oliva saben igual? 
Al tratarse de un zumo de aceituna, su sabor depende de las características propias del fruto. Éstas varían en función del tipo de aceituna (picual, hojiblanca, cornicabra…), el lugar de cultivo y la cosecha de ese año concreto. 
 
-El amargor en los aceites de oliva, ¿es malo? 
En absoluto. El amargor es una característica de las aceitunas, como lo es el picante. Estos dos atributos, junto con el frutado, están presentes, de forma equilibrada, en los mejores aceites de oliva virgen extra. 
 
-¿Por qué se dice que el aceite de oliva es saludable? 
El aceite de oliva es fuente de ácidos grasos monoinsaturados que contribuyen a mantener adecuados niveles de colesterol en sangre. También contiene elementos antioxidantes (polifenoles y vitamina E). 
 
-¿Por qué los aceites de oliva de España son de máxima calidad? 
España es el primer productor mundial de aceites de oliva y cuenta con la más amplia variedad de aceitunas, por lo que ofrece el mayor abanico de aromas y sabores. Además, la gran inversión tecnológica acometida por el sector olivarero español le ha permitido obtener aceites de oliva de una calidad excepcional a precios competitivos.
 
 
 
 
 
-¿Qué es la acidez de los aceites? 
La acidez, medida en ácido oleico, es la cantidad de ácidos grasos libres, expresados en este ácido. Es un parámetro químico que, junto con otros, ayuda indicar en qué categoría de aceite de oliva se encuadra cada uno de ellos. Así por ejemplo, para los aceites de oliva virgen extra el máximo de acidez permitido es 0,8%, mientras que para los aceites de oliva vírgenes, el valor máximo es de 2%. Son valores fijados por ley que deben cumplir todas las marcas que se comercializan.
 
-¿Se puede freír con aceite de oliva? 
Por supuesto. El aceite de oliva es la grasa más indicada para la fritura puesto que tiene el punto de humo más alto de todos los aceites comestibles (degrada a 210 grados centígrados) y se mantiene estable a temperaturas mucho más altas. Los beneficios de aceite de oliva se ponen especialmente de manifiesto cuando freímos a altas temperaturas, entre los 130 y los 180 grados centígrados. A esta temperatura, el aceite de oliva crea una capa superficial fina y consistente, crujiente y dorada que impide que el alimento absorba más aceite, al mismo tiempo que permite que éste retenga toda su jugosidad, resultando alimentos mucho más apetitosos, y sin disminución su valor nutritivo. 
 
-¿Cómo escoger el aceite de oliva virgen extra que va con cada plato? 
Al igual que con los vinos, las ginebras, las sales, los quesos… el gusto de cada persona será la guía para decidir qué virgen extra va mejor con cada plato. Como consideraciones generales, los aceites de oliva de frutado ligero (arbequina, cornicabra, empeltre, arbosana…) se recomiendan para pescados blancos, salsas como la mayonesa, pollo, verduras y hortalizas como la patata o la zanahoria, postres… Los aceites de oliva de frutado intenso (picual, hojiblanca, picudo…) se aconsejan para pescado azul, verduras como el brócoli, ensaladas, carnes rojas… 
 
-¿El aceite de oliva virgen extra pierde sus propiedades cuando se calienta? 
No. Lo que ocurre es que se evaporan algunos de sus componentes minoritarios, los que le otorgan esa excelencia de aroma y sabor, por lo que su intensidad podría verse disminuida. En comparación con otras grasas vegetales o animales es la que mejor soporta las altas temperaturas. 
 

Nuetra dirección

Del Rio, 6
29420 El Burgo
Málaga (España)
Teléfono:  952 160 179 - 696 515 591